';

Baños calientes para pies cansados

Sentir los pies cansados al final del día es un malestar común que afecta a gran parte de la población. Considerando que pasamos la mayor parte del tiempo sobre nuestros pies, y que sobre ellos recae todo el peso de nuestro cuerpo, de nuestro estrés y actividad en el día a día, no resulta extraño que al final de una ajetreada jornada de trabajo nos pidan a gritos un momento relajante y estimulante.

Bano_pies2Una opción muy eficaz para aliviar el dolor al llegar a casa es tomar un baño de pies. Realizar baños de pies caseros es un buen hábito para descargar la pesadez y el cansancio acumulado y sentirse dispuestos para afrontar un nuevo día tras una noche de descanso.

A continuación te sugerimos algunos baños relajantes que puedes realizar en casa con productos naturales. Para todos ellos necesitarás un recipiente de tamaño suficiente para introducir completamente tus pies y sumergirlos, al menos, hasta el tobillo. En todos los casos será necesario calentar previamente agua, teniendo en cuenta que vamos a sumergir en ella nuestros pies, por lo que no debería sobrepasar los 30º C – 33 º C. Finalmente, deja reposar tus pies hasta que el agua haya dejado de estar caliente.

Baño caliente de sal

Es el clásico de los baños para pies cansados. Resulta muy sencillo pero a la vez muy eficaz. No necesita apenas preparación, tan sólo consiste en calentar la suficiente agua como para cubrir nuestros pies y disolver en ella 2 cucharadas de sal gruesa. Sumerge tus pies en el recipiente y ¡relájate!

Baño de vinagre de manzana

El baño de vinagre también es muy sencillo de preparar y resulta muy efectivo. El vinagre causa un efecto relajante en tus pies, pero además de sus virtudes como relajante, suaviza la piel y la desinfecta, eliminando el mal olor y dejando la piel limpia y libre de toxinas. Para su preparación sólo necesitarás media taza de vinagre de manzana. vinagre

Baño de lavanda y bicarbonato de sodio

Este baño es una variante del baño de sal, aunque con algo más de preparación. Para ello deberás calentar agua en cantidad suficiente y disolver en ella 2 cucharadas de sal gruesa, 5 gotas de aceite esencial de lavanda o un puñado de lavanda fresca y 3 cucharadas de bicarbonato de sodio. Sumerge los pies y déjalos descansar. La lavanda ayuda a reducir la inflamación de tus pies proporcionando una sensación relajante y liberadora. El bicarbonato de sodio, además de suavizar la piel, previene la aparición de hongos.

bicarlavanda

Baño de manzanilla, laurel y menta

Este baño es más elaborado que los anteriores, pero si podemos tomar el tiempo de prepararlo, nuestros pies lo agradecerán. Necesitaremos un puñado de flores de manzanilla, un puñado de hojas de laurel y varias hojas de menta o 2 gotitas si se trata de esencia de menta.Hierve el agua en un cazo y cuando ésta comience a hervir añade las hierbas. Deja hervir durante 15 minutos y cuela el preparado (eliminando el residuo sólido) y viértelo en el recipiente donde introducirás tus pies. Puedes añadir, si lo deseas, una cucharadita de bicarbonato de sodio.

La manzanilla y el laurel son relajantes y desinflamantes, estimularán la circulación de la sangre. La menta, al ser un tonificante, revitalizará tus pies compensando el efecto calmante.

625x470_521d19cab93795785be575bc_10_15-1377640492173

Tras un relajante baño de pies caliente es recomendable rehidratar tu piel con cremas o aceites naturales como los aceites de oliva o de almendra. El masaje además ayudará a mejorar la circulación sanguínea reduciendo el hinchazón y proporcionándote una sensación de ligereza y bienestar. ¡Te quedarás como nueva!

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
Share
Tagged in

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR